(Támbien puedes lee la entrevista en informacion.es )

Es una de las voces pioneras en nuestro país en coaching y PNL, dos herramientas de contenido aún confuso que, sin embargo, generan cada vez más interés en este momento de cambio social. Olivé presentó en Alicante un compendio con las bases de ambas disciplinas.

TEXTO DE ANDRÉS VALDÉS FOTO DE JOSE NAVARRO

¿Qué es la Programación Neurolingüística o PNL?
De forma sencilla, la PNL lo que hace es estudiar el funcionamiento de las personas con un enfoque pragmático. Surge de modelar, de aprender de las personas que destacan en algo, por ejemplo, un músico que es un genio del violín. Se trata de averiguar qué tiene para desarrollar esa capacidad. La PNL estudia a personas, parejas u organizaciones y detecta qué hace que marquen la diferencia. Estudia esos aspectos de éxito, por eso se dice que es el modelaje de la excelencia humana o personal, aprender de modelos. La PNL no está basada en filosofías, sino en un estudio pragmático sacado de la propia experiencia humana.
¿Qué significa "modelar" a una persona?
Imaginemos a alguien estudiando Periodismo. Seguramente tratará de aprender de los mejores. Estos "mejores", curiosamente, hacen algo muy bien, pero cuando lo tienen que explicar no saben. Hay más de lo que saben contar. Las claves del éxito frecuentemente están en lo que la persona tiene tan integrado que le sale natural. Así, la PNL analiza cómo respiran, qué tono de voz usan, qué piensan por dentro. Entramos en su interior. Igual la clave es que tienen una visión de la vida determinada, de forma que lo mejor es observar a esa persona en acción. Es como si estudiáramos científicamente a alguien que destaca en algo. Se ha modelado, por ejemplo, la creatividad de Walt Disney.
¿Y detecta algún patrón común entre esas personas que destacan?
Son gente muy congruente, ellos mismos son el mensaje. Suelen tener mucha motivación, les apasiona lo que hacen. Son gente innovadora, capaz de arriesgarse y salir de la "zona de confort". Mantenerse en la zona de confort sólo sirve para repetir lo conocido.
Hoy en día se habla mucho del coaching, pero parece que no termina de estar claro lo que es...
Por definirlo brevemente, el coaching es un proceso de acompañamiento moderno al cambio.
¿Sigue siendo una disciplina para unos pocos o se ha generalizado?
Lo hace gente que tiene interés en el crecimiento personal o que quiere conocerse más. Viene gente que está en el paro, que busca nuevas alternativas profesionales o mejorar en su profesión: desde licenciados hasta personas que sólo han hecho Primaria, desde cuidadores de caballos, actores de teatro o directores de empresas. La formación en coaching está internacionalmente bien estructurada en varios niveles, y además hay especialidades... No es algo tan nuevo como parece, y va entrando en las universidades, escuelas de negocios y hospitales. No se inventa nada, pero lo empaqueta de una manera moderna.
¿El "arte de la pregunta" sería parte de esa metodología actualizada?
Sí, un coach debe saber hacer preguntas que realmente sirvan, preguntas abiertas que no se centren en el problema sino en la solución, teniendo siempre en cuenta a la otra persona para no dañar la autoestima. Se plantean cuestiones que permitan aclarar significados e incluso desafiar creencias. Una buena pregunta invita a que desafíes una visión limitada del mundo, tipo "¿qué más puedes hacer que todavía no hayas hecho?". Además, en el coaching hay otros tres aspectos básicos, como el feedback y saber observar y escuchar. Es sorprendente lo que se aprende.
¿Por qué cree que hay demanda de coaches?
Hay una necesidad de acompañamiento en el cambio y en la comunicación. El coaching está cubriendo ese agujero. En Estados Unidos hay coaching para todo, uno que sale mucho es el de pareja, el de cargos de responsabilidad.. El coach les ayuda a reflexionar en esa "soledad del líder", aunque nunca le dará la solución. Todo sale de ti.

Volver